Emilia Enríquez, en Kreisler

Hasta el momento, la producción artística de la joven pintora Emilia Enríquez ha sido adquirida íntegramente por coleccionistas privados, por lo que esta muestra que concluye a final de mes es su primera exposición. Y la impresión, sin duda, es que Enríquez domina el oficio con una holgura casi impropia para su edad. Su pintura es muy pasional, ya que en ella predominan las visiones tremendistas y encendidas, y también los colores marcadamente rojizos y llamativos. Así ocurre en ‘Pie de cristal’, ‘El Banquete’, ‘Confidencias’, ‘Carnaval nocturno’, ‘La condesa ciega’, ‘Cabeza gitana’ o ‘Botellas vibrantes’, por citar sólo algunas de sus obras.

‘Expansión’. 25 de septiembre de 1998

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *