La cáustica mirada de Emilia Enríquez

Renunciar, en cierto modo, a los cánones que el arte brinda para procurar, desde quizá algún que otro tópico, un prototipo de belleza aceptada por la mayoría, tiene, en el caso de Emilia Enríquez (Orense, 1972) al menos dos posibles lecturas que pudieran correr paralelas y llevando una a la otra. Podríamos entonces hablar de una generosa intención a no usurpar, para su pintura, ciertos elementos que a otros pudieran serle provechosos; descubriéndose en ello una sutil sagacidad que posiciona de forma coherente su factura pictórica frente al asunto. Diplomada en diseño de moda por la Escuela de Madrid, para la autora gallega y madrileña de adopción la presente exposición que ahora nos ocupa supone su primera muestra individual. No obstante, son muchos los años dedicados a la pintura y al estudio de ésta en diferentes foros. Su cromatismo es extenso, sin titubeos. Asimilando el lenguaje del color. Construyendo en prioritarias las gamas al amparo del propio caminar de unos colores que se agolpan, y entroncan, con una singular agudeza para circunscribir el asunto en una trama entre la nobleza y lo mordaz. Sorprende en estas obras de tan joven artista, el desaire que ha sabido imprimir a unos personajes que se anticipan a nosotros. Como si formaran parte de una intachable tradición merecedora de mayores distinciones, con santo y seña de arrogancia hacia el resto, pero a los que la autora deja al descubierto con mano firme y psicología colectiva desmenuzada para toda la muestra y que el espectador convierte en irónica lectura. Es una visión generalizada que no sólo incumbe a los personajes presentados. Los entornos, se hacen coherentes en una especie de caos donde la linealidad no es sino sinónimo de irrupción en un mundo en el que no tiene cabida. Siendo, ese continuo esfuerzo por degenerar las construcciones, lo que le otorga un halo de júbilo y despreocupada seriedad que se hace severo y entroncado con la única verdad que el pintor puede esgrimir: la pintura.

‘El Punto de las Artes’. 21 de septiembre de 1998

La cáustica mirada de Emilia Enríquezroot
00

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *